Una mágica locura

Él pensaba que sus pensamientos eran transparentes, así que cerraba los ojos y apretaba la frente para no pensar, ella en cambio decía que podía hacer magia con sus pensamientos, tenía infinidad de colores en su cabeza; él cuando iba a visitarla intentaba no pensar en ella y en ese intento se sonrojaba y un día casi que se ahogaba de aguanta la respiración.
Ella iba por la calle pensando que era mágico todo lo que le rodeaba, así que nunca en su caminar encontraba nada feo y si se lo encontraba ella con su magia lo envolvía de colores.
Él un día se gastó el premio de un boleto de lotería en flores para ella, lo curioso es que las compró una semana antes de poder ir a visitarla y el día de la visita, las flores estaban mustias.

Eran novios, al menos él lo pensaba y pensaba que ella lo sabía, porque sus pensamientos eran transparentes; en cambio ella pensaba que su historia con Lucas era mágica porque sus pensamientos eran mágicos y él era el mago en su vida.

Comentarios

Entradas populares